UN SALTO A LA QUINTA DIMENSIÓN

Hablar de energía nos sonaba a la electricidad de la casa, o a luces del árbol de navidad. Cómo la gestión de las emociones. En la escuela no nos enseñaron a gestionar nuestras emociones, nos decían que llorar y ser emocional era de débiles y de perdedores. Cuando realmente son de valientes. Algo que hemos aprendido a lo largo de la vida a través de nuestras experiencias, de las subidas y bajadas. 

Hoy día estos son los temas que más resuenan. Estamos interesados en reconocer y comprender lo que está sucediendo en el mundo exterior e interior, hacernos preguntas que antes no hacíamos, saber cuáles son los factores que afectan nuestros estados de ánimo que hacen que nuestra vibración cambie.  

Estamos atravesando una revolución mundial y personal al mismo tiempo. No sólo porque el Covid-19 vino a darnos una ducha de realidad. Es un hecho que estamos evolucionando como raza humana. Una transformación bioquímica, social, espiritual y energética. Nos encontramos en el túnel de un cambio en la sociedad. “El camino del despertar de la consciencia”.

La quinta dimensión es un trampolín de la nueva realidad universal que estamos empezando a experimentar ahora hasta su asentamiento que será en el año 2026. Un salto cuántico de expansión. Tener más claridad mental, desarrollar nuestras capacidades cómo seres humanos únicos e irrepetibles. Nuestra misión es prepararnos para estar más alineados con lo que está ocurriendo energéticamente y saber realmente lo que somos y lo que queremos. 

Sin ir muy lejos, hacemos un viaje al pasado recordando la celebración del año 2000 con relación con el calendario Maya, el portal 11/11. Según los expertos en numerología, física cuántica y energía universal, han sido portales energéticos que son un llamado de evolución en ampliar nuestras capacidades.

Si reconocemos que los niños de hoy son más inteligentes y desarrollados que los niños de hace 20 años. Entonces, comprendemos que nuestro cerebro y habilidades naturales se desarrollan. Como seres humanos evolucionamos con el tiempo, la mente se expande, los dones, convirtiéndonos en seres más extraordinarios e intuitivos, más perceptivos, transmitir y expandir los regalos que la vida nos pone a nuestra disposición.  

moda

Queremos estar más alineados y receptivos para este cambio que está ocurriendo. Todos como humanidad tenemos los mismos deseos. Sentirnos mejor con nosotros mismos, con nuestro entorno, sentir plenitud, tener más salud, un buen trabajo, más abundancia, sanas relaciones. 

Pero, ¿cómo hago para estar preparado y no quedarme atrás en esta maravilloso cambio? 

 Estar en conexión con el ser, hacer actividades y disciplinas que aportan bienestar a nivel de salud mental, físico, emocional y espiritual, como: 

  • Yoga
  • Meditación
  • Alimentación consciente
  • Coaching
  • Psicoterapia
  • Conexión con la naturaleza
  • Deporte

Preparar el cuerpo y la mente practicando actividades que invitan a hondar en tu personalidad, trabajando en el software que cada uno lleva consigo y con el que nos desenvolvemos en nuestras vidas.  Es simplemente maravilloso lo que puedes lograr con poco esfuerzo!

moda

No puedes seguir dudando de tus sentidos, del poder de tus pensamientos y de la capacidad de intuición que tienes. Cuando piensas en esa persona y de repente llama, llegó un pensamiento espontáneamente a tu mente y en el transcurso del día ocurrió. ¿lo puedes ver ahora? Si! Efectivamente, nuestras capacidades de movernos y comunicarnos están siendo desarrolladas y mas afinadas con el tiempo. 

Te invito a forma parte de este despertar de la humanidad. Si ya estás en este viaje, comparte tu luz, es un trabajo de la sociedad hacerlo en equipo, donde el respeto, el libre albedrio y la compasión son los que nos van a mantener fortalecidos entre tanto cambio en la sociedad. 

No hay separación entre nosotros, somos iguales, estamos en el mismo planeta. Respirando el mismo aire, pisando la misma tierra. Tenemos la capacidad de hacer una gran aportación a la humanidad empezando por nosotros mismos. 

moda

“Así como una vela no brilla sin fuego, el hombre no puede existir sin una vida espiritual”. Buda

Source link