Influencia de la Luna en la Tierra y su presencia durante el día

 

Nuestro planeta alberga un satélite natural, ampliamente conocido como la Luna, que cautiva a millones de personas en todo el mundo.

Según la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA), la Luna representa el único destino en el sistema solar, aparte de la Tierra, que ha sido explorado por seres humanos.

A diferencia de la Tierra, en este cuerpo celeste no hay viento que modele su superficie ni masas de agua que la erosionen. Carece de cambios estacionales y su atmósfera no ofrece protección contra los impactos de meteoritos que ha sufrido durante millones de años, lo que ha dado lugar a la formación de cráteres en su superficie.

A lo largo de la historia, la humanidad ha sentido una fascinación profunda por la Luna y ha llevado a cabo investigaciones minuciosas para comprender tanto la formación de nuestro satélite como la evolución de nuestro propio planeta.

Sin embargo, más allá de ser un objeto de contemplación, la Luna ejerce una influencia vital en el entorno terrestre. Sus fuerzas gravitacionales dan lugar a las mareas y afectan las corrientes marinas, además de contribuir a estabilizar el eje de rotación de la Tierra, un factor fundamental para el mantenimiento de los ciclos estacionales.

Aunque comúnmente asociamos la Luna con la noche, es importante recordar que su brillo no es intrínseco, sino que proviene del reflejo de la luz solar. De hecho, bajo ciertas condiciones, es posible observar la presencia de la Luna durante el día.

La científica Sarah Noble, de la NASA, nos invita a reflexionar sobre la presencia de la Luna durante el día. A pesar de su asociación habitual con la noche, es posible avistarla durante el día, especialmente en las fases previas y posteriores a la Luna llena. Durante este período, la Luna se alinea con el Sol en el cielo, permitiendo que su luz se refleje en su totalidad.

Este fenómeno nos brinda la oportunidad de contemplar la presencia de la Luna durante el día, un acontecimiento fascinante que nos recuerda la complejidad y la belleza del sistema celestial que nos rodea.

 



Source link