Le preguntan a Iván Espinosa de los Monteros si mantiene relación con Abascal y ojo a su respuesta


Iván Espinosa de los Monteros lleva ya tres meses fuera de la vida política. Desde que el pasado mes de agosto anunciara su marcha de Vox «por motivos personales», apenas se le ha visto en actos públicos y mucho menos en eventos organizados por su expartido. Tampoco había dado entrevistas explicando las dudas que suscitó su repentina salida… hasta hoy. 

Este lunes, el diario El Mundo ha conseguido por primera vez que Espinosa de los Monteros explicara en primera persona si detrás de su dimisión había descontento por la deriva del partido, fricciones con Buxadé y Abascal y también cierto lamento por no haber logrado ser ministro en un hipotético gobierno de PP y Vox. Con la cautela que le caracteriza, el exdiputado se reafirma asegurando que su decisión se basa sólo en motivos personales. «Mantengo lo que dije al marchar. Tengo unos padres que ya no son tan jóvenes y unos hijos que no son tan mayores. Llega una edad en que me doy cuenta de la importancia de la vida familiar», señala.

Sin embargo, en la misma entrevista admite que la relación con sus excompañeros de la dirección de Vox es prácticamente inexistente. «Yo estoy enteramente dedicado a mi actividad privada. No hay ningún problema pero no hay especial contacto», admite. Es decir, apenas mantiene interlocución con Abascal u otros líderes destacados de Vox.

Además, no niega esas posibles desavenencias que muchos ven detrás de su marcha. «Si hubiera habido alguna desavenencia interna yo no hablaría de ella en público. Pero no tengo ningún motivo de queja sino de agradecimiento por los años tan buenos que he pasado en política», se limita a responder.

En todo caso, Espinosa de los Monteros no ha abandonado su batalla política y se muestra especialmente crítico con Pedro Sánchez por su intento de sacar adelante una ley de amnistía para revalidar su cargo de presidente del Gobierno. «El conjunto de los españoles va a observar cómo un político le dice a otro político que el sistema judicial no va con ellos, que la separación de poderes es para los demás, no para ellos. Es un escándalo mayúsculo. Ya es hora de que a todos los representantes socialistas sus vecinos les exijan responsabilidades. Si Page cree que es intolerable que haga que sus diputados no voten esta barbaridad y si no cállese·, señala. 

Y en lo relativo a la violencia callejera exhibida frente a las sedes del PSOE en los últimos días, el exdiputado compra la tesis actual de Vox al hablar de «infiltrados radicales de izquierda». «Los hacen pasar como si fueran del otro lado, capitalizan la noticia y los medios no hablan de las protestas sino de que la extrema derecha está generando violencia en las calles, cuando es todo exactamente al revés», concluye. 



Source link