La ley de vivienda deja en manos de las autonomías la limitación de los alquileres

El Gobierno vive una nueva tensión con el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) a causa de la ley de vivienda. La mayoría conservadora de este organismo, cuyo mandato expiró hace más de tres años, prepara ya un duro proceso contra la ley por «invasión de poderes regionales» e incluso por «nacionalización del derecho a la propiedad privada». El Ejecutivo a aprobar este martes, al que tuvo acceso EL PAÍS, respeta estas competencias y deja en manos de las autonomías los límites de las rentas, uno de los temas centrales de la ley.

Fuentes del Ejecutivo admiten ser conscientes de que esta parte de la reforma, el control de alquileres, solo se aplicará a regiones como Cataluña o Baleares o municipios como Barcelona, ​​que están a favor de estas medidas, pero no. Nunca tendrá lugar en Madrid, donde el PP se opone. Más bien es una ley para proteger a las autonomías y municipios que así lo deseen y no hayan tenido todo el amparo legal para implementarla.

El Gobierno está muy enfadado con el CGPJ, porque cree que, lejos de dedicarse a los aspectos procesales, de los que es responsable, quiere entrar de lleno en la política y contradecir la línea del Ejecutivo. La ley ya había pasado el filtro del comité de subsecretarios sin cambios este jueves y estaba lista para ser aprobada este martes en Consejo de Ministros cuando llegó el inesperado giro de la mayoría conservadora del CGPJ, que rechazó el informe a favor del CGPJ. . Ley progresiva de Álvaro Cuesta.

La ministra de Transportes, Raquel Sánchez, encargada de la ley de vivienda.

El informe no es vinculante y el gobierno ahora planea continuar con la ley sin cambios sustanciales una vez que se prepare el nuevo informe. La reforma es absolutamente pactada en el seno de la coalición entre la ministra de Transportes, la socialista Raquel Sánchez, jefa de redacción, y la ministra de Servicios Sociales, Ione Belarra, de las Unidades Podes, que tomó la voz del socio minoritario en esta tema muy sensible. para ellos.

El artículo 18 del futuro reglamento aclara la competencia autonómica sobre la medida de contención del precio de los alquileres: licitados con el objetivo de orientar la actuación pública en el ámbito de la vivienda. en los ámbitos territoriales en los que exista un riesgo particular de insuficiencia de la oferta de vivienda para la población, en condiciones que la hagan accesible al mercado. A los efectos de lo dispuesto en esta Ley, la declaración de zonas de estrés en el mercado residencial deberá ser realizada por la Administración competente en materia de vivienda.

“Las administraciones competentes en materia de vivienda, Comunidades Autónomas, podrán declarar, de acuerdo con su propia normativa, las zonas del mercado residencial en tensión para orientar las intervenciones públicas en vivienda en ámbitos territoriales donde exista especial riesgo de insuficiencia habitacional para la población , en condiciones que hagan accesible el acceso al mercado”.

El Pleno del Consejo de la Judicatura abordó el debate del proyecto de ley desde tres perspectivas diferentes. Por un lado, el gobierno de magistrados, de mayoría absoluta conservadora y funciones limitadas por el hecho de que su mandato expiró hace tres años, conoció antes de la reunión que el Ejecutivo tenía previsto aprobar este martes el proyecto. . La mayoría conservadora entendió que el gobierno ignoraría el informe. Por otro lado, algunos de los diputados elegidos por el PP desde posiciones más conservadoras entendieron que el proyecto suponía una «nacionalización del derecho a la propiedad privada».

También rechazó la existencia de un derecho fundamental a la vivienda en la Constitución, por lo que consideró inconstitucional la regla contenida en el artículo 11 del futuro texto legal, que establece que “el derecho a la propiedad está delimitado por su función” y que Corresponde a las administraciones competentes. en materia de vivienda» la declaración de incumplimiento de las obligaciones relativas a la propiedad de la vivienda, que les permite adoptar, de oficio o a instancia de parte y con el significado del deudor, en en todo caso, cuantas medidas prevea la legislación de ordenación del territorio, urbanismo y vivienda”.

Finalmente, los diputados más nacionalistas, el elegido por el PNV, Enrique Lucas, y la elegida por el PSC, Roser Bach, defendieron que el texto invadía las competencias autonómicas, tesis por la que eligieron a los diputados. a la propuesta del PP se añadió.

Los principales aspectos del proyecto de ley de vivienda son los siguientes:

Se prohíbe la venta de vivienda social pública. La nueva normativa prevé el veto a la venta de bienes públicos de vivienda social, salvo que se haga a las administraciones públicas. Los gobiernos del PP en el Ayuntamiento y en la Comunidad de Madrid vendieron viviendas de protección oficial a diferentes fondos de inversión.

Limite los precios de alquiler para áreas estresadas. El artículo 19.3 establece: “La declaración de zona de mercado residencial bajo presión requiere la elaboración de un informe que justifique, mediante datos objetivos y sobre la base de la existencia de un riesgo particular de insuficiencia de oferta habitacional para la población residente, en condiciones asequibles, por las siguientes circunstancias:

a) Que la carga media del coste del endeudamiento o alquiler sobre el presupuesto personal o unidad de vivienda, además de los gastos y suministros básicos, supere el 30% de la renta media o renta media de la unidad familiar.

b) En los cinco años anteriores a la declaración como zona de tensión del mercado inmobiliario, el precio de compra o arrendamiento de la vivienda haya experimentado una tasa de crecimiento acumulada al menos cinco puntos superior a la tasa de crecimiento acumulada del índice de precios de consumo comunitario correspondiente.

Declaraciones válidas por tres años. “La vigencia de la declaración de zona de mercado residencial estresada será de tres años. Se renovará anualmente por el mismo procedimiento si persisten las circunstancias que dieron lugar a esta declaración.

Incentivos fiscales. “Se espera que la regulación del Irpef mejore para incentivar el alquiler de vivienda habitual a precios asequibles, modulando la reducción actual del 50% de los ingresos netos por alquiler de vivienda habitual. El descuento alcanzará el 90% al firmar un nuevo contrato en una zona de mercado residencial estresada, con una reducción de al menos el 5% en la renta del contrato anterior; 70% en caso de primer alquiler para jóvenes entre 18 y 35 años; y el 60% si las obras de rehabilitación se hubieran realizado en los dos años anteriores”.

Recargo del IBI por viviendas vacías durante más de dos años. La futura ley propone un “aumento del recargo actualizado al 50% de la parte neta del IBI hasta un máximo del 150%, en función de la duración de las vacaciones y del número de alojamientos también desocupados por el mismo propietario en el término municipal”.

Source link