Israel avisa de que la guerra en Gaza para acabar con Hamás necesitará varios meses


El ministro de Defensa de Israel, Yoav Gallant, ha afirmado este jueves ante el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, en Tel Aviv que costará «más de unos meses» acabar con el Movimiento de Resistencia Islámica. «Hamás es una organización terrorista que se ha construido durante una década para combatir a Israel y han desarrollado infraestructuras sobre y bajo tierra. No será fácil destruirles», ha aseverado, según recoge el diario The Times of Israel.

Gallant ha expresado ante Sullivan su gratitud por el apoyo que Estados Unidos brinda a Israel, incluyendo sus esfuerzos para liberar a los rehenes retenidos por Hamás en la Franja de Gaza, un enclave controlado por el grupo islamista. «Estados Unidos e Israel comparten intereses comunes, valores comunes y, en esta guerra, objetivos comunes. Esto es importante para el Estado de israel y es esencial para el resto de la región», ha indicado el titular de Defensa israelí.

Gallant y Sullivan han dialogado sobre las operaciones militares en Gaza, así como sobre las tensiones en el norte de Israel con respecto a las actividades del partido-milicia chií libanés Hezbolá y las acciones de sus aliados en Yemen, Irak y Siria.

El asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca se ha citado previamente con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu. Tras la reunión, el Primer Ministro israelí ha resaltado en un vídeo que Israel continuará luchando contra Hamás «hasta la victoria». «Les dije a nuestros amigos estadounidenses: Nuestros heroicos militares no han caído en vano. Con el profundo dolor de su caída, estamos más decididos que nunca a seguir luchando hasta que Hamas sea eliminado: hasta la victoria absoluta», ha dicho.

El viaje de Sullivan a Israel se produce la semana en la que han salido a la luz discrepancias entre Netanyahu y el presidente Biden sobre cómo continuar la guerra, que ha entrado en una tercera fase, con la ofensiva terrestre extendida también en la parte sur de la Franja, donde EEUU ha pedido que minimice los daños a la población civil.

Los intensos bombardeos y la ofensiva terrestre sobre el enclave han provocado la muerte a unas 18.800 gazatíes, más del 70% civiles; herido a más de 50.800, y desplazado a 1,8 millones, el 80 % de su población.

Biden se refirió directamente al asunto este martes, en un encuentro con donantes de su campaña, cuando afirmó que Israel está perdiendo apoyos por los «bombardeos indiscriminados» sobre la Franja, y que Netanyahu debería cambiar de socios de Gobierno, ahora integrado por partidos ultaderechistas contrarios al diálogo con los palestinos y la solución de dos Estados.

Horas antes ese mismo día Netanyahu reconoció que había «desacuerdos» con Estados Unidos, su principal aliado, sobre «el día después de Hamás» en la Franja palestina de Gaza, y ayer aseveró que Israel continuará con la guerra a pesar de la presión internacional para un alto el fuego.

Israel rechaza la propuesta de Estados Unidos para que la Autoridad Nacional Palestina (ANP), que gobierna partes reducidas de Cisjordania ocupada, tome tras la guerra el control de Gaza, ahora en manos del grupo islamista Hamás.

Biden ha mostrado desde el principio su apoyo inquebrantable a Israel para eliminar a Hamás y se opone a un alto el fuego, porque considera que sería utilizado por el grupo islamista para rearmarse y atacar de nuevo.

La Asamblea General de la ONU adoptó el martes por amplia mayoría una resolución por un alto el fuego humanitario en la Franja, días después de que EEUU vetara una propuesta de resolución del Consejo de Seguridad en el mismo sentido.



Source link