El borrador de acuerdo de la COP26 debilita la exigencia de abandonar el carbón, pero refuerza el 1,5ºC

Internacional

CUMBRE EN GLASGOW

El nuevo texto insta a los países desarrollados a «al menos doblar» antes de 2025 la financiación para la adaptación de los países en desarrollo al cambio climático.

1:36

El nuevo borrador propuesto para alcanzar un acuerdo de más de 190 países en Glasgow (Escocia) debilita la exigencia del abandono del carbón y mantiene los subsidios a ciertos combustibles fósiles, aunque refuerza el llamamiento a lograr el objetivo de limitar el incremento de temperatura global de aquí a final de siglo en 1.5ºC.

Según consta en el borrador presentado este sábado por la mañana por la Presidencia británica de la XXVI Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático de la ONU, que ha iniciado el primer día de prórroga, se pie a las partes a una mayor integración de las cuestiones de adaptación en la planificación local, regional y nacionales.

Además «urge» a los países desarrollados a incrementar urgentemente –ya no pone fecha concreta– su provisión de financiación climática, transferencia de tecnología y capacidad de construir adaptación así como responder a las necesidades de los países en desarrollo como parte del esfuerzo global, incluida en la formulación e implantación de los planes nacionales de adaptación.

Así, enfatiza la urgencia de aumentar la acción y apoyar con financiación, capacidad de resiliencia y con transferencia de tecnología a lograr una mejor adaptación, reforzar la resiliencia y reducir la vulnerabilidad al cambio climático en línea con los mejores datos disponibles de la ciencia y esto, señala que debe ser una prioridad para cubrir las necesidades de los países en desarrollo.

El borrador del Acuerdo de Glasgow advierte con «preocupación» la actual provisión de financiación para adaptación al cambio climático porque sigue siendo «insuficiente» para responder a los peores impactos del cambio climático en los países en desarrollo.

Por otro lado, llama a los bancos de desarrollo multilaterales y a otras instituciones financieras y del sector privado a mejorar la movilización de financiación para lograr el nivel de recursos necesarios para cumplir con los planes climáticos, en particular la materia de adaptación y encarece a las partes a continuar explorando aproximaciones innovadoras e instrumentos para movilizar las finanzas a los planes de adaptación desde fuentes privadas.

Financiación

En el tramo final de la negociación, las partes intentan cerrar el último escollo: las transferencias de dinero de los países ricos a los pobres que sufren ya los efectos del cambio climático.

Según indicaron a Efe fuentes de la negociación, las tensiones sobre el desarrollo del funcionamiento de los mercados de carbono se están solucionando, aunque el obstáculo más importante reside en el aspecto de la financiación en «pérdidas y daños», es decir, las ayudas a los más afectados por la crisis climática.

Las cerca de 200 partes trabajan sobre un borrador actualizado presentado este sábado por la Presidencia británica de la COP26, y el llamado Grupo de los (G-77) de países en desarrollo mantiene una reunión interna para analizar las últimas propuestas de las economías acaudaladas, agregaron las fuentes.

En ese documento se contemplaba crear un mecanismo de «diálogo» sobre la financiación en lugar de establecer un fondo para hacer aportaciones económicas directas.

1,5ºC

En cuanto a la mitigación, el nuevo texto reafirma los objetivos de largo plazo para mantener el incremento global de temperatura media por debajo de los 2ºC respecto a la era preindustrial y llama a hacer los esfuerzos necesarios para limitar ese aumento a 1.5ºC, un nivel que podría reducir significativamente los riesgos e impactos del cambio climático.

El mensaje del nuevo borrador busca reforzar en definitiva el objetivo de 1.5ºC, que era precisamente la aspiración manifestada antes de la COP26 por la Presidencia británica, bajo el lema ‘Mantener vivo el 1.5ºC’.

De hecho, el texto reconoce que para lograr ese objetivo del 1.5ºC se requiere una «rápida, profunda y sostenida» reducción de emisiones globales de CO2, incluidas las de CO2 en un 45 por ciento de aquí a 2030 con respecto a los niveles de 2010 y a lograr la neutralidad climática «en torno a mitad de siglo».

Por ello, reconoce que esto requerirá una acción «acelerada» en esta «década crítica» sobre la mejor base del conocimiento científico y la equidad, reflejada en las responsabilidades diferenciadas por países y de acuerdo con sus respectivas capacidades en un contexto de esfuerzo para erradicar la pobreza.

Energía

Por otro lado, llama a las partes a acelerar el desarrollo, el despliegue y la difusión de las tecnologías, a adoptar políticas y a acometer una transición hacia energías bajas en emisiones, incluida una «rápida escalada» del desarrollo de generación de energías limpias y medidas de eficiencia energética, incluidos los esfuerzos de aceleración hacia la eliminación de la energía de carbón no abatido y los subsidios a combustibles fósiles «ineficientes» y reconoce la necesidad de apoyo de una transición justa.

Así, no solo no pone fecha de fin para la generación de carbón sino que mantiene tanto el carbón no abatido como los subsidios a ciertos tipos de combustibles fósiles, una cuestión que este viernes atascó las negociaciones y enfadó a los países más partidarios de acelerar la descarbonización.

COP27

De cara al próximo año, invita que el Panel de Expertos de Cambio Climático de la ONU presente en la próxima Cumbre (COP27) que se celebrará a finales de 2022 a exponer los resultados del Grupo de Trabajo II que incluirán las necesidades más relevantes en materia de adaptación y a presentar las llamadas de la comunidad investigadora para un mayor entendimiento de los impactos del cambio climático, así como las opciones de respuesta.

Greenpeace

Greenpeace ha destacado la «tensión» de este sábado en las negociaciones dado que el nuevo borrador sigue sin satisfacer a todas las partes, ya que por un lado debilita aún más el lenguaje de exigencia del fin de los combustibles fósiles y los países vulnerables consideran un chiste el mecanismo que se propone para la financiación de pérdidas y daños.

Juan Pablo Osorio, el jefe de la delegación de Greenpeace en las negociaciones de la XXVI Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático de la ONU (COP26) que se celebra en la ciudad escocesa, ha explicado este sábado que este va a ser un plenario «histórico», ya que la Presidencia quiere someter a votación el acuerdo en su conjunto. De ese modo, los países tendrán que aceptar o rechazar el texto, en una suerte de todo o nada.

Osorio critica que el lenguaje en términos de combustibles fósiles «se hace más débil» en el nuevo borrador respecto al que ya generó controversia por su laxitud este viernes ya que se queda en «aceleración» en la salida del carbón y en los subsidios a combustibles fósiles.

«Habla de acelerar esfuerzos, no dice que haya que lograrlo», comenta el observador que afirma que esto supone debilitar esa exigencia ya que el texto de negociación mantiene el carbón no abatido y los subsidios a combustibles fósiles ineficientes, lo que no incluye a todos los subsidios.

Source link

Deja una respuesta