Alemania cierra la era Merkel con la elección de Olaf Scholz como nuevo canciller

El socialdemócrata Olaf Scholz se convirtió el miércoles en el nuevo canciller alemán. A los 63 años, la exministra de Finanzas de la gran coalición de Angela Merkel reemplaza a la mujer que dirigió la mayor economía de Europa durante 16 años. Finaliza la era Merkel y comienza una aventura política que camina por territorios inexplorados. Scholz dirigirá un partido tripartito sin precedentes conocido como coalición de semáforo, por los colores en los que están representados los partidos que la integran: rojo para los socialdemócratas, verde para los ecologistas y amarillo para los liberales del Partido Liberal Democrático (FDP).

Los miembros del Bundestag, la cámara baja del parlamento alemán, eligieron a Scholz con 395 votos a favor, muy por encima de los 369 necesarios para convertirse en el sucesor del canciller a cargo de la principal economía de Europa. La coalición tripartita se abre durante el peor desafío que ha enfrentado el país desde la Segunda Guerra Mundial, en palabras de Merkel. El canciller de la crisis se marcha sin ver la última y más devastadora salida. Será Scholz, el candidato más merkeliano para su sucesión, quien tendrá que afrontar la cuarta ola y la recuperación económica. Alemania está experimentando una pandemia, con hospitales abarrotados, restricciones en tiendas y restaurantes y la introducción de vacunas obligatorias.

Merkel asistió a la sesión plenaria en el salón de visitantes, ya que ya no pertenecía al Bundestag como miembro del Parlamento. Diputados de todos los partidos, a excepción de la ultraderecha AfD, se levantaron para aplaudirla por poco más de un minuto, a lo que ella respondió asintiendo y asintiendo. La máscara azul no le permitió ver su expresión facial. El excanciller anunció en 2018 que no se presentaría a la reelección y garantizó que se retiraría de la política activa tras ser miembro del Bundestag durante 30 años. También en el estrado invitado estuvo Gerhard Schröder, el último socialdemócrata que sirvió en la cancillería hasta la victoria de Merkel en 2005. En una entrevista posterior en Phoenix, Schröder reconoció que una coalición de partidos tan diversa será un desafío, pero dijo que se basa en la estrategia de Scholz. «paciencia» para gestionar varios intereses.

Los diputados aplaudieron a Scholz dos veces. La primera, cuando se anuncia el resultado de la votación y se recibe el ramo de flores que se suele entregar a los nuevos cargos. El segundo, después de prometer su cargo al presidente del Bundestag, Bärbel Bas. Scholz, cubierto con una máscara negra de FFP2, asintió agradecido desde su silla, con las manos juntas. La sesión parlamentaria se suspendió tras la votación del nuevo canciller para recibir el visto bueno del presidente alemán Frank-Walter Steinmeier, y se reanudó para la investidura ante los diputados. Merkel recibirá a su sucesor en la Cancillería por la tarde para transferir funciones.

La sesión de la mañana consistió únicamente en la votación de los 707 diputados (de los 736 de los que dispone la Cámara) presentes en la Cámara, habiéndose pronunciado al principio unas breves palabras de Bas. Tras su investidura, el presidente le deseó a Scholz «buena suerte» en su nuevo cargo.

Scholz ha sido hasta ahora vicecanciller y ministro de Finanzas en el gran gobierno de coalición de Angela Merkel. El 26 de septiembre llevó a su partido a la victoria en las elecciones federales con el 25,7% de los votos. Luego de dos meses de negociaciones, a fines de noviembre presentó un acuerdo de gobierno con los otros dos socios. El contrato de 177 páginas, ratificado formalmente el lunes, se basa en la descarbonización, digitalización y modernización de la economía del país, y pone gran énfasis en las medidas sociales. La coalición está emprendiendo varias reformas progresivas para permitir el voto a los 16 años, la autodeterminación de género y facilitar la ciudadanía. Aumentar el salario mínimo de 9,6 € a 12 € la hora es una de las medidas estelares del pacto.

Scholz se convierte en el noveno canciller de la República Federal de Alemania y devuelve al poder a los socialdemócratas después de 16 años como parte de la gran coalición liderada por los demócratas cristianos como socio menor o en oposición. El SPD y Verdi gobernaron juntos durante los dos mandatos de Gerhard Schröder como canciller entre 1998 y 2005. Los dos partidos se entienden bien y no se esperan grandes enfrentamientos entre ellos. La nota disidente la pueden tocar los liberales, aliados tradicionales del demócrata cristiano, que pueden convertirse en una especie de oposición interna. Por el momento, no hay acuerdo entre los tres socios, salvo declaraciones del ministro de Transportes, el liberal Volker Wissing, sobre los subsidios al diésel que molestan a los ambientalistas.

El nuevo gobierno alemán será el mismo (excluido el canciller), con ocho ministros y ocho ministros. Por primera vez en la historia de la República Federal, el Ministerio de Relaciones Exteriores y el Ministerio del Interior estarán presididos por mujeres. Los socialdemócratas tienen siete carteras; los verdes, cinco, y los liberales, cuatro. El cargo más importante después del canciller, el de ministro de Hacienda, lo ocupará el líder de los liberales, Christian Lindner. Los dos presidentes de los Verdes, Robert Habeck y Annalena Baerbock, también formarán parte del Ejecutivo. Habeck será el título de la super ministerios Economía y Clima, que reúne competencias clave para la transición verde, como Energía, mientras que Baerbock liderará la cartera externa. Habeck también será vicecanciller.

Tres ministros de la coalición socialista repiten el ejecutivo de Scholz. Hubertus Heil seguirá trabajando, mientras que Christina Lambrecht, que estuvo en la corte, ahora está a la defensiva. Svenja Schulze pasa del Medio Ambiente a la Cooperación y el Desarrollo. Nancy Faeser e Interior; Klara Geywitz en el nuevo Ministerio de Vivienda; El epidemiólogo Karl Lauterbach, de Salud, y Wolfgang Schmidt, como canciller, completan los nombres del SPD en el gobierno. Schmidt ha sido el nuevo confidente del canciller desde que se convirtió en alcalde de la ciudad-estado de Hamburgo. El nombramiento de Lauterbach, presencia constante en los medios desde el inicio de la pandemia, responde a la prioridad del canciller en la lucha contra la cuarta ola de la pandemia.

«Tener mujeres en el poder está en sintonía con la sociedad en la que vivimos», dijo Scholz durante la presentación de su equipo el lunes. Los Verdes han designado a tres mujeres y dos hombres, mientras que los Liberales tienen solo una mujer para dirigir sus cuatro ministerios. Los ambientalistas están llevando a la cabeza de familia, Anne Spiegel, de 40 años, como Baerbock, quien nació el mismo día, al gobierno, lo que los convierte en los más jóvenes del Ejecutivo. También cuenta con Steffi Lemke en Medio Ambiente y Cem Özdemir en Agricultura. Además de su líder, Lindner, los liberales tienen a su secretario general, Volker Wissing, en su gobierno como ministro de Transporte; Marco Buschmann en Justicia y Bettina Stark-Watzinger en Educación. Los 16 ministros recibieron el acta del presidente Frank-Walter Steinmeier en una sobria ceremonia en la que no hubo una sola entrega. El equipo de Bellevue Palace colocó el documento sobre una mesa y los ministros lo tomaron y lo colocaron para el fotógrafo a cinco metros de Steinmeier.

Source link