Una coartada que se cae en pedazos


La coartada de la presidenta de Madrid se cae a pedazos: en las últimas 24 horas, Cifuentes ha sufrido tres varapalos por parte de tres personas vinculadas a la Universidad y a su máster.

Primero, por parte de la presidenta del supuesto tribunal que -según Cifuentes-, habría evaluado su TFM y firmado el acta. La profesora Alicia López de los Mozos reconoció no haber firmado el documento esgrimido por la presidenta de Madrid, en la que su rúbrica ha sido falsificada.

Poco después, a primera hora de este viernes, el director del máster, Enrique Álvarez Conde, reconocía la falsedad de este documento, y acusaba al rector de haberle presionado para forzarle a fabricarlo.

En última instancia, horas después, el rector de la URJC, Javier Ramos, reconocía no poder probar siquiera la existencia del acta real. “No se puede confirmar que haya tenido lugar [la defensa del trabajo]”, zanjaba.

Y esto choca frontalmente con las explicaciones de Cifuentes, que el miércoles afirmó, primero en sede parlamentaria y después en rueda de prensa, que sí había defendido este trabajo, aunque dijo no haber “encontrado” una copia impresa. También aseguró no haber sido capaz de encontrar el documento en formato digital, justificándose en que lo envió desde su cuenta de correo oficial como delegada del Gobierno, y que esta fue “borrada” por “seguridad”.


Compartir en redes sociales
  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    1
    Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.